viernes, 30 de junio de 2017

Los orígenes de La Guardia.



Según los historiadores es difícil aclarar el origen y fundación de la Villa de La Guardia, según el Doc. Huerta, era conocida en tiempo de los Romanos como Ostium Minij, debido a estar situada en la boca del rio. Lo que parece cierto es que a ningún otro pueblo se le puede atribuir con tanta propiedad este nombre como a la Villa de La Guardia, lo primero porque Ostium Minij es terminación latina, y quiere decir en nuestro idioma puerta del Miño, y dicha Villa se halla colocada en una costa del océano muy cerca del sitio donde concluye su curso el Miño, metiéndose solo en medio el monte de Santa Tecla y Camposancos, que todo este espacio no tiene de largo media legua; por cuya razón muchas escrituras antiguas la expresaban así: Villa de la Guarda Foz del Miño, esto es, termino del Miño aludiendo al nombre antiguo de Ostium Minij: y lo segundo quien podía competir con la Guardia sobre el referido nombre era la Villa de Caminha en el reino de Portugal por hallarse á orillas del Miño, y no lejos del lugar en que este rio termina su carrera; pero consta que dicho pueblo fue fundado por D. Alonso III,  Rey lusitano en el año de 1265, como asegura Méndez Silva y otros Historiadores tanto españoles como portugueses.

Ya en tiempo de los Suevos parece que dejara el nombre de Ostium Minij que había sido dado por los Romanos, y tomara el de Guarda que se sabe retuvo por mucho tiempo según varias escrituras reales y otras particulares del Monasterio de Oía, aunque también aparecen como Garda, esto puede ser debido a  que Guarda en lengua vulgar del país se dice Garda.

Por esta época era frontera del terreno que dominaban los Suevos, servía y como defensa del país por lo debieron llamarle Guarda, hasta que después pasados muchos siglos la llamaron Guardia.
La Villa desde muy antigua cuenta con una muralla en su interior, que pudo haber sido construida en tiempo de la dominación de los Moros; pero como para ello faltan pruebas no puede admitirse esto, lo que parece mas verosímil es de haber sido hecha para defensa de la tierra en tiempo de los Suevos, o cuando los piratas y naciones infieles invadían el país, si es que no se hizo antes.
Según su tosca constitución demuestra gran antigüedad, en la actualidad está tan introducida y confundida con las casas y edificios del pueblo que apenas se percibe: en algunos sitios conserva una altura regular sabemos que no es demasiado fuerte con una forma es circular, y su dirección la tiene por la espalda de las casas del Ayuntamiento quedando este de la parte de adentro y va dando vuelta por el costado que hace frente al monte Santa Tecla, dejando dentro por ese costado lo más alto de la Villa, y de aquí sigue á rematar al sitio donde empezamos: en cuya muralla parece había solo dos puertas una al costado que mira a el referido monte, y baja por muchas escaleras hacia el convento de San Benito, y de allí a la mar, y la otra desemboca por junto á las casas de Ayuntamiento en la plaza principal de la villa que se halla de la parte de afuera: el terreno que comprende dentro la indicada muralla es reducido, tiene pocos vecinos y ningún templo, ni se halla noticia lo haya tenido en jamás: la fuerza de la población se encuentra fuera toda al rededor de este muro.

Durante el reinado de Felipe IV conociendo el reino de Galicia y de su importancia decide construir para defensa de la villa, un Castillo en su parte más alta por un coste doce mil ducados. Conocido hoy como castillo de Santa Cruz, dentro poseía una  capilla con Capellán puesto por el Rey para decir misa en ella a la tropa de la guarnición cuando la había, este Castillo estaba a cargo de un Gobernador militar.
Sobre las piedras de la mar a pie de tierra firme había otro Castillo muy reducido en forma orbicular que parece fue hecho por el mismo tiempo que el antecedente para defensa del puerto.


La Villa desde siglos atrás cuenta con una iglesia parroquial dedicada a la Virgen María  Nuestra Señora, Patrona del pueblo, cuyo edificio es de tres naves además un convento de Monjas Benitas fundado en el año de 1561,  un Hospital para pobres el cual estaba dedicado a San Marcos Evangelista, y pegado a él una Capilla. El Hospital estaba destinado para curar enfermos pobres e impedidos del país y algunos forasteros se desconoce quién y cuando se fundó, pero ya existía en el año de 1458 en que María Alfonso mujer de Vasco Yáñez vecina de la Villa otorgó su testamento, y en él se acuerda del referido Hospital con una limosna que le dejó.
La plaza principal donde se encuentra el  Ayuntamiento se encontraba la torre en la que se halla el reloj de campana y unido á ellos la cárcel pública construida en el año 1559.

La Villa estaba gobernada por un Juez Ordinario con jurisdicción en lo contencioso político y gobernativo no solo sobre la Villa, sino también sobre las parroquias de San  Lorenzo de Salcidos, Santa Marina del Rosal, San Miguel de Tabagón, San Juan de Tabagón y San Bartolomé de Eiras

Antiguamente eran señores temporales de nuestra Villa los ilustres Caballeros Templarios, y extinguida esta Orden militar en el año de 1312 parece quedó agregado a la Corona de España hasta que fue dado por los Reyes de Castilla y León á D. Suero Yáñez de Parada. Éste era uno de los principales Caballeros de Galicia en tiempo del Rey de Castilla D. Pedro, cuyos estados y haciendas tenía en la mayor parte en nuestro Obispado: casó con Dña. Mayor Pérez de Sotomayor hija de D. Pedro Álvarez de Sotomayor y Dña. Elvira Annes Mariño,  Señores de Sotomayor.

Bibliografía consultada:

Historia Civil y Eclesiástica de  la Ciudad de Tuy y su Obispado

Los nombres de nuestro pueblo de Juan Domínguez Fontela
Nuestra Guerra con Portugal en el siglo XVII


José A. Gándara R.
InfoMAXE

viernes, 9 de junio de 2017

LA GUARDIA Su importancia pesquera

L A   G U AR D I A
Su importancia pesquera
(NUEVO HERALDO, 11 DE JULIO DE 1936 páxinas 4 e 5)

Hoy como el pasado año, por esta fecha, publicamos la estadística de toda la pesca capturada por las embarcaciones de este puerto con el ferviente deseo de que llegue a todos el conocimiento exacto de lo que representa la pesca para la vida de La Guardia y su importancia crematística.
Comparando las cifras totales obtenidas el año 1934 con los de1935, se nota un aumento un aumento en peso de 267.373 kilogramos que se traducen en pesetas 24.173,00 aumento debido sin duda al progreso de la flota pesquera, pues las motoras inscritas fueron cuatro, con unas 20 toneladas aproximadamente de desplazamiento y también a que las gamelas se hacen de mayor tonelaje y mejor equipadas
Con insistencia contumaz, aprovechamos la ocasión para quemar otro cartucho en pro de la necesidad de la construcción del puerto de refugio, con el convencimiento absoluto de que la prosperidad de la villa radica solo en él, puesto que a su abrigo se transformará su flota, desapareciendo la arcaica gamela incapaz para luchar con los malos tiempos, casi constantes en esta costa y con las embarcaciones de otros puertos dotadas todas ellas con propulsión mecánica y que solo se mantienen en activo por sus condiciones para vararlas diariamente.
Y solo se utilizaría el puerto para refugiar a los barcos de  pesca, sino para los de pequeño cabotaje, pues, reuniendo condiciones de atraque y estancia, podían embarcar y desembarcar con comodidad mercadurías consignadas a este puerto, sin tener  necesidad de pasar la barra del Miño como actualmente ocurre y también en caso de necesidad, transportar productos de las fábricas de Camposancos cuando el estado del no permitiera entrar en el río. También podría establecerse un servicio de cabotaje entre la villa y Vigo, ya que tantas relaciones comerciales existen entre los dos pueblos, con la gran economía que representa el transporte de mercancías por mar.
¿Qué industria ni que rama de la riqueza local puede producir a La Guardia cerca de dos millones de pesetas anuales?. Sencillamente ninguna. Por lo tanto es preciso que las fuerzas vivas de la localidad se encariñen con la idea de trabajar con verdadero interés y con predilección sobre todos los demás asuntos, por la consecución de un puerto de refugio como lo han conseguido casi todos los pueblos pescadores de Galicia y uno de los últimos construidos, el de Burela, que es un tipo de puerto que llena todas las buenas condiciones y podría muy bien servir de modelo para el nuestro y que solo costó millón y medio de pesetas. Hay que cuidar esa fuente de riqueza que es la pesca.

¡Guardeses! aunque solo sea una vez, sacudir vuestra apatía y unidos todos por el mismo pensamiento, gritar para que os oigan en Madrid. ¡¡¡queremos el puerto de refugio!!!
Luís Martínez López
Sub-Delegado de Marina

Son muchos los miles de duros que los marineros guardeses extraen del mar.
Esta fuente de riqueza, la más saneada y próspera de La Guardia requiere, como consecuencia lógica, se acometan las obras del Puerto de Refugio. La elocuencia de las cifras que más arriba publicamos nos acucia a proclamarlo así.


Recopilación: Celso R. Fariñas

                                   InfoMAXE